Cartas e libros

Publicado el

O 9 de outubro celébrase o Día Mundial do Correo, coincidindo co aniversario do establecemento da Unión Postal Universal en 1874 na capital de Suiza, Berna. Foi declarado Día Mundial do Correo polo Congreso da UPU (Unión Postal Universal) celebrado en Tokio, Xapón en 1969. Desde entón, países de todo o mundo participan anualmente nas celebracións e os Correos de moitos países utilizan o evento para presentar ou promover novos produtos e servizos postais.

Segundo as Nacións Unidas, con unha rede de máis de 650 000 oficinas e 5,3 millones de empregados, así como un mandato de servizo público de moitos gobernos, o Correo é incomparable na súa capacidade para prestar servizos a calquera persoa, en calquera lugar.

A medida que a COVID-19 se propaga como a pólvora por todo o mundo, os operadores postais están introducindo formas novas e creativas de manter o correo en movemento.

Xa non empregamos o servizo de correos para carteanos coas nosas amizades ou a familia, posto que o correo electrónico, o teléfono e as redes sociais facilítannos esa comunicación e fana máis inmediata. Pero seguro que aínda así somos incapaces de concibir un mundo sen correo postal. E desde logo, houbo unha época en que foi moi importante nas nosas vidas. Quen non garda paquetes de cartas que significaron moito nalgún momento, ou o seguen significando?

Na literatura, as cartas sempre foron un xeito de comunicación moi romántico e o inicio de moitas historias de aventuras, investigacións, e relacións. Polo que non podemos deixar pasar a oportunidade de recomendarvos unha selección de libros que podedes atopar na Biblioteca e na EbiblioDaCoruna que seguro que vos vai gustar:

 

 

LITERATURA DE ADULTOS

La carta olvidada (Lucinda Riley)

Cuando sir James Harrison, uno de los grandes actores de su generación, muere a los noventa y cinco años, deja una familia rota y un secreto asombroso que podría poner en peligro a la clase dirigente inglesa. Johanna Haslam, la joven y ambiciosa periodista encargada de cubrir el funeral, al que asiste la flor y nata de la sociedad londinense, se aleja del glamour del evento y descubre algo que los demás parecen no haber notado: una carta que el actor ha dejado y cuyo contenido ha permanecido oculto durante setenta años. Johanna intenta desvelar el misterio, pero se encuentra con la firme oposición de las personas interesadas en que nada cambie. Una novela llena de secretos, mentiras y giros inolvidables de la autora superventas internacional Lucinda Riley.

Na Biblioteca 3A/3479 e na EbiblioDaCoruna 

 

 

La huella de una carta (Rosario Raro)

La apacible vida de Nuria con su marido, un comercial al que no ve lo que quisiera, se altera cuando ella lee en la prensa un enigmático anuncio que le despierta su sueño de dedicarse a la escritura. Sin saber a ciencia cierta de qué se trata, acepta convertirse en la escritora anónima de las respuestas a las cartas que el consultorio radiofónico de Elena Francis recibe. Su labor parece sencilla: encargarse de responder las cartas que no da tiempo a radiar. Pero todo cambia cuando una oyente desesperada le habla de unos niños nacidos con terribles malformaciones. Nuria decide investigar su origen y destapa una trama internacional de corrupción que pondrá en jaque su vida y cambiará su destino para siempre.

Na Biblioteca 3S/11572 e na EbiblioDaCoruna

 

La carta (Raúl Guerra Garrido)

El ficticio pueblo vasco de Eibain, en el que con el tiempo la irracionalidad del terror ha sustituido los intentos de justificación ideológica de la barbarie presentes en «Lectura insólita de El Capital» es el lugar donde Raúl Guerra Garrido sitúa la acción de La carta (1990). El día que cumple cincuenta años, el industrial Luis Casas, vasco por decisión personal, recibe una carta de una organización terrorista en la que se le exige el pago de cincuenta millones de pesetas. El terror, el aislamiento y la creciente obsesión lo llevarán no sólo a la destrucción, sino a la paradójica situación de acabar siendo instrumentalizado como héroe y víctima por sus verdugos.

Na Biblioteca 3S/3432 e na EbiblioDaCoruna

 

 

Cartas a Lelo (Xosé Neira Vilas)

Lelo vén sendo aquel amigo de Balbino (o das Memorias dun neno labrego), o que con el xuntaba herbas para o fumazo da noite de San Xoán, o que o salvou de morrer afogado no río, o que soñaba con ser músico, ou mariñeiro ou aviador. Mais Lelo vaise cos pais para o Brasil. E os dous amigos cartéanse. Balbino comeza a contarlle todo ao seu compañeiro de aventuras que está lonxe, máis alá do mar. Un día vai á súa aldea e fala desta correspondencia. E outro rapaz, Toño, comeza tamén a escribirlle a Lelo. E Lelo contéstalle dende o Brasil. Estas son, pois, as cartas de Toño nas que algunha vez alude ao contido das que recibe do seu amigo.

Na Biblioteca GAL/1018 e na EbiblioDaCoruna

 

 

La última carta de amor (Jojo Moyes)

Una cautivadora novela para románticos que evoca una década llena de encanto y elegancia, por la autora de Yo antes de ti. En 1960, Jennifer se despierta en un hospital de Londres. No recuerda nada. Ni el accidente de coche que la ha llevado allí, ni a su marido, ni su propio nombre. Hasta que regresa a casa y por azar encuentra una carta escondida. Así comienza a recordar al amante por el que estaba dispuesta a arriesgarlo todo. En 2003, Ellie busca entre los archivos del periódico para el que trabaja inspiración para una nueva historia. Pero lo que descubre es una carta escrita cuarenta años antes en la que un hombre le pide a su amante que abandone a su marido. Ellie no puede evitar sentirse atrapada por la intriga de este romance del pasado, a pesar o quizá a causa de que ella misma está viviendo una aventura con un hombre casado. Está decidida a conocer la suerte que corrió esta historia de amor, secretamente confiando en que inspire su propio final feliz. Porque el poder de unas palabras puede acabar con un romance… o reavivar un amor perdido.

Na Biblioteca 3A/3271 e na EbiblioDaCoruna

 

 

Háblame de ti: carta a Matilda (Andrea Camilleri)

Matilda, querida mía: Te escribo esta larga carta a pocos días de cumplir noventa y dos años, cuando tú tienes casi cuatro y todavía no sabes lo que es el alfabeto. Espero que puedas leerla en la plenitud de tu juventud. Te escribo a ciegas, tanto en sentido literal como figurado. En sentido literal, porque en los últimos años la vista me ha ido abandonando poco a poco. Ahora ya no puedo ni leer ni escribir, sólo dictar. En sentido figurado, porque no consigo imaginarme cómo será el mundo dentro de veinte años, ese mundo en que te tocará vivir. Así comienza esta carta de Andrea Camilleri a su bisnieta Matilda. En ella, el querido maestro de la novela negra, fallecido en julio de 2019, repasa los episodios más representativos de su trayectoria personal y profesional junto con los hechos más notables de la historia mundial de los últimos cien años. Un libro tan breve como intenso, acompañado de divertidas e inolvidables anécdotas, que nos emociona y nos colma de esperanza.

Na Biblioteca 3A/3499 e na EbiblioDaCoruna

 

 

 

 

Cartas a Katherine Whitmore (Pedro Salinas)

Nos hallamos ante uno de los documentos más hermosos de la literatura española del siglo XX: la colección inédita de cartas escritas por el poeta Pedro Salinas, uno de los máximos exponentes de la generación del 27, a la profesora estadounidense Katherine Whitmore, a quien conoció en el verano de 1932 y que, a lo largo de quince años, se convirtió en la destinataria de más de trescientas cartas. El amor que surgió entre ambos se plasmó en esas páginas, donde la voz de Salinas, poderosa y vibrante, suple con creces la ausencia de las misivas de Katherine Whitmore, que no han llegado hasta nuestros días. El epistolario arroja nueva luz sobre los poemarios amorosos más conocidos de Salinas, sobre las siempre difíciles relaciones entre el mundo poético y el mundo real, y abre una nueva dimensión en la obra saliniana, complementaria a la de su poesía.

Na Biblioteca 3M/18879 e na EbiblioDaCoruna

 

 

 

Cartas desde la Revolución Bolchevique (Jacques Sadoul)

Petrogrado (antigua San Petersburgo), 1 de octubre de 1917. El capitán Jacques Sadoul llega a Rusia en uno de esos momentos en los que la Historia se agita, acelera y nadie sabe muy bien qué va a pasar al día siguiente. Estamos en plena guerra mundial, y a punto de producirse la insurrección bolchevique. Sadoul detecta y transmite pronto dos hechos fundamentales: que el pueblo ruso quiere la paz a cualquier coste y que el gobierno bolchevique es mucho más sólido de los que los aliados desean y calculan. Entra en contacto con los dirigentes soviéticos (Lenin, la Kollontai y sobre todo Trotski) y aprovecha la información privilegiada que esto supone para comunicar en sus cartas el día a día de la revolución y de las negociaciones de la paz. Entre el espionaje, la diplomacia y la crónica, estas cartas, inexplicadamente nunca editadas en castellano, se ofrecen al lector como una mirada desde dentro sobre uno de los acontecimientos que «conmovieron el mundo». Más que un libro «sobre», un libro «en» la revolución bolchevique.
Na Biblioteca (Sala César Antonio Molina e Mercedes Monmany) S 94 SAD car e na EbiblioDaCoruna

 

 

La pasión de Mademoiselle S (anónimo)

El diplomático francés Jean-Yves Berthault encontró, mientras vaciaba un antiguo desván, un estuche de piel repleto de cartas escritas a mano. Al leer la primera, se dio cuenta del extraordinario tesoro que acababa de descubrir. Estas cartas, fechadas entre 1928 y 1930, y fi rmadas por la misteriosa Simone, están dirigidas a su amante Charles, un hombre más joven y casado. En ellas, Simone, una parisina de clase alta, expresa sus deseos y fantasías mientras se adentra en un mundo de placer físico que, con cada tabú que derriba, toma rumbos inesperados. La pasión de Mademoiselle S. es un sorprendente relato real de lujuria desenfrenada en el bullicioso París de los años veinte. Escritas en un lenguaje tan elegante como explícito, estas cartas son un viaje de despertar sexual y exploración psicológica en el que una mujer valiente desafía las fronteras que la sociedad imponía a su sexo y clase para encontrar la libertad y, finalmente, a sí misma.

Na Biblioteca 3S/10351 e na EbiblioDaCoruna

 

 

Cartas (John Cheever)

«Estas cartas fueron escritas por un hombre extraordinario, y lo extraordinario de mi padre no fueron su crueldad ni sus fracasos. Lo extraordinario era su alegría y el talento que tenía para regalarla a los que le rodeaban.» Benjamin Cheever John Cheever trazó en sus cartas, durante años y sin saberlo apenas, un autorretrato tan revelador como el que esconden sus cuentos y sus novelas. Prolífico en su correspondencia privada, podía llegar a escribir una treintena de veces semanalmente a amigos, a otros escritores como Philip Roth, John Updike o Saul Bellow, así como a familiares y amantes. A todos ellos les pedía que se deshicieran de unos textos que consideraba pasajeros: «Guardar cartas es como intentar preservar un beso». Sin embargo, sus destinatarios quisieron conservar unas misivas que, editadas y anotadas por su hijo Benjamin, forman una historia tan vívida y humana como cualquiera de sus personajes. Torturado por su alcoholismo y por una bisexualidad reprimida, Cheever siempre fue un extraño para los que tenía más cerca. Aunque la publicación póstuma de sus diarios hizo patente hasta qué punto el dolor inundaba su vida, sus cartas se convierten en una suerte de ventana que él nunca advirtió, una mirada privilegiada a la fragilidad de sus emociones y a la honestidad con que recibía sus derrotas. Una rendija al universo más íntimo de un buen hombre que reveló en estos textos el vínculo terrible entre su genialidad y sus demonios.

Na Biblioteca 3Z/2319 e na EbiblioDaCoruna

 

 

 

Cartas a un amor perdido (Iona Grey)

1943, entre las ruinas de un Londres bombardeado el piloto americano Dan Rosinski encuentra a Stella Thorne. Es el comienzo de un romance imposible pero imparable. Stella está casada y las probabilidades de que Dan salga vivo de todas sus misiones son de una entre cinco. Su correspondencia les ayuda a aferrarse a lo único en lo que pueden confiar : el amor.

Na Biblioteca 3S/11205

 

 

Cartas de amor de Enrique VIII a Ana Bolena

Mujeriego empedernido y cruel, Enrique VIII (1491-1547), segundo representante de la Casa Tudor, se obsesionó con la bella y elegante Ana Bolena (1501-1536), marquesa de Pembroke y dama de la aristocracia inglesa. Tanto suspiraba el monarca por Ana, que anuló su matrimonio con su primera esposa, Catalina de Aragón (1485-1536), hija de los Reyes Católicos, un repudio que rechazó la Iglesia Católica y que desembocó en el cisma anglicano. Conservadas en el Vaticano, inéditas en castellano, este conjunto de cartas revelan los sentimientos de un Rey enamorado, obligado a «honraros, amaros y serviros» y que, finalmente, mandó a decapitar a quien durante varios años había sido su querida esposa.

Na Biblioteca 3S/10678

 

 

LITERATURA XUVENIL

Kafka y la muñeca viajera (Jordi Sierra i Fabra)

Un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia muy insólita. Paseando por el parque Steglitz, en Berlín, encontró a una niña llorando desconsolada: había perdido su muñeca. Para calmar a la pequeña, el autor de La metamorfosis se inventó una peculiar historia: la muñeca no se había perdido, se había ido de viaje, y él, convertido en cartero de muñecas, tenía una carta que le llevaría al día siguiente al parque. Aquella noche Franz escribió la primera de las muchas cartas que, durante tres semanas, entregó a la niña puntualmente, narrando las peripecias de la extraordinaria muñeca desde todos los rincones del mundo. Según cuenta Dora Dymant, su compañera en aquellos días, el estado febril con el que Kafka escribía esas cartas era comparable al de cualquiera de sus inmortales obras. Éste es el relato de aquella experiencia, en la que Franz Kafka fue un mago de la palabra para una niña desconocida de la que jamás volvió a saberse nada, como tampoco de aquellas cartas que constituyen uno de los misterios más hermosos de la narrativa del siglo XX.

Na Biblioteca (Sala Xuvenil) N SIE kaf / v e na EbiblioDaCoruna

 

 

Cartas de inverno (Agustín Fernández Paz)

Despois dunha longa estadía en Québec, o escritor Xabier Louzao volve a Galicia e atopa as cartas que o seu amigo Adrián lle escribira na súa ausencia. Unhas cartas que, nunha espiral de enigmas, descobren os estraños sucesos que está a vivir Adrián na súa nova casa e que levan a Xabier a acudir na súa axuda. Pero alí, na vella casa colonial, os dous amigos terán que enfrontarse a misterios que tal vez as persoas nin tan sequera somos quen de imaxinar. A narración está estruturada ó xeito das monecas rusas: unha voz (en terceira persoa) que dá paso a outra voz (en primeira), que a súa vez dá paso tamén a outra voz (tamén en primeira persoa). E cando esta acaba, unha recuperación escalonada e simétrica das voces anteriores. Cartas de inverno recibiu o Premio Rañolas, ó mellor libro infantil e xuvenil galego do ano 1995.

Na Biblioteca (Sala Xuvenil) N FER car / m e na EbiblioDaCoruna

 

 

PELÍCULAS

 

Posdata : te quiero (dirixida por Richard LaGravenese)

Holly y Jerry eran una pareja de enamorados con una pareja perfecta. Nadie podía imaginar que, de pronto, sucede lo impensable: Jerry fallece y Holly debe pasar el resto de su vida sin su esposo.Sumida en una depresión, Gerry descubre que su difundo marido le ha dejado una serie de notas escritas antes de morir, una para cada mes…

Na Fonoteca 791 POS (speak up)

 

 

Flores rotas (dirixida por Jim Jarmusch)

Don Johnston (Bill Murray, ‘Lost in Translation’) es un hombre maduro al que ha abandonado su última pareja, Sherry. Intentando pasar su nuevo periplo de soltería entre viejas películas y música clásica, un buen día recibe un sobre de color rosa con una carta que firma una antigua novia suya. Don se queda perplejo al leer que esa chica tuvo un hijo y que podría ser suyo. Comentada la particular historia a Winston, su buen amigo y vecino fisgón, ambos se meten de lleno en una investigación para conocer la autoría de la carta.

Na Fonoteca 791 FLO (Amarillo)

 

 

Cartas al Padre Jacob (dirixida por Klaus Härö)

Leila es una asesina condenada a cadena perpetua que, tras doce años de cárcel, recibe el indulto. Antes de dejar la prisión, un funcionario le explica que Jacob, un cura rural anciano y ciego ha solicitado su ayuda como asistente. Leila acepta esta labor que consiste en ayudar al párroco a responder las cartas de los fieles solicitando ayuda espiritual.

Na Fonoteca 791 CAR (azul)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *