El Mapamundi del Beato de Liébana en la Biblioteca Provincial da Coruña

Publicado el

En el Año Europeo de Patrimonio Cultural, queremos visibilizar fondos especiales y destacados de nuestra colección y que reflejen la memoria histórica y cultural.

([Apocalipsis / del Beato de Liébana] . RA/50/1,2 ( Ejemp. n. 677 de una tirada de 1380)
En la  Biblioteca Provincial da Deputación da Coruña se custodia  una reproducción facsímil  In Apocalipsin  cuyo autor es Santo Beato de Liébana. La obra contiene 166 h.  ([Apocalipsis / del Beato de Liébana] . RA/50/1,2 ( Ejemp. n. 677 de una tirada de 1380), del original que se conserva en la Biblioteca de la Iglesia Catedral de El Burgo de Osma. — fechado en 1086.

Se conocen como «Los Beatos» los manuscritos de los siglos X al XIII, más o menos abundantemente ilustrados, donde se copian el Apocalipsis de San Juan y los Comentarios sobre este texto redactados en el siglo VIII por el Beato de Liébana. Escribió los Comentarios al Apocalipsis de San Juan (Commentarium in Apocalypsin), en el año 776. En esta versión pretende hacer frente a la crisis por la que pasaba la Iglesia en aquellos años e intenta demostrar que está en posesión de la traditio sobre la llegada y predicación del Apóstol Santiago en España. Para ello se basa en ciertos escritos del libro Breviario de los Apóstoles.

El Beato adquirió gran popularidad de la Edad Media y su obra fue muy popular, es precisamente en el prólogo de su segundo libro en donde encontramos la obra que aquí analizamos un gran Mapamundi que representaría la extensión de la Tierra conocida hasta el momento bajo la concepción cristiana. En realidad, la obra que ha llegado hasta nosotros no se trata del mapa original ya que según parece éste desapareció durante los últimos años de la Alta Edad Media, lo que ha llegado hasta nosotros son copias antiguas del Beato que muestran grandes similitudes con la pieza original.

El Mapamundi del Beato de Liébana no trata de ser una representación fidedigna del mundo sino que más bien lo que pretende representar son los territorios por los cuales se diseminaron los apóstoles. El autor se ha basado en las Sagradas Escrituras para realizar el mapa así como en los Escritos de San Isidoro de Sevilla y del autor clásico Ptolomeo.

En consecuencia podemos apreciar un mapamundi que representa la superficie terrestre de manera plana rodeada de dos grandes masas de agua y cubierta por la bóveda celeste en la que se movían el Sol, la Luna y otros cuerpos celestes como las estrellas y los planetas. Las dos grandes masas de agua estaban divididas en aguas superiores –caían a la Tierra en forma de lluvia- y las aguas inferiores –conformaban las aguas de los mares, ríos y océanos-. La Tierra por su parte se encuentra dividida en tres continentes: África situada en la zona inferior derecha, Asía a la que se corresponde la parte superior y Europa que se representa en la parte inferior de la izquierda. En el centro del mundo se sitúa la ciudad de Jerusalén por ser un lugar de tradición en el mundo cristiano y cada uno de los continentes se encuentra separado de los demás por ríos y mares internos como el Nilo que separa África y Asia o el Mar Egeo que hace lo propio con Europa y continente asiático.

El Mapamundi de Beato de Liébana es una de las principales obras cartográficas de la Alta Edad Media. Fue elaborado por el monje,  basándose en las descripciones aportadas por San Isidoro de Sevilla, Ptolomeo y las Sagradas Escrituras. Aunque el manuscrito original se ha perdido, aún quedan algunas copias de una fidelidad bastante grande respecto al original.

 

 

De esta manera podemos observar como en el extremo del continente asiático el autor ha instalado el conocido Jardín del Edén, es precisamente en este jardín donde encontramos la entrada protegida por un ángel armado con una espada de fuego. Ya en el interior encontramos la fuente de la que manan los cuatro ríos más significativos de la cristiandad: Tigris, Pisón, Éufrates y el Guijón; así como el árbol de la Vida de donde Eva cogió la manzana prohibida. También en Así pero en el extremo opuesto al jardín, el autor representa la India con animales exóticos como rinocerontes y multitud de piedras preciosas. También en las islas que rodean el país como Celián, Tyle o Chrysa encontramos grandes reservas de piedras preciosas y minerales valiosos como el oro o la plata.

 

Siguiendo la tradición antigua Mesopotamia está entre el Tigris y el Éufrates; en ella destacan las ciudades de Caldea y Babilonia. La zona de Arabia era un rico paraje donde las tierras eran fértiles y de donde procedía el Ave Fénix cuya resurrección se vinculó a la resurrección del Mesías. Pero el mapamundi recreado por el Beato de Liébana también presta atención a los territorios occidentales recreando por ejemplo la ruta del Camino de Santiago, la Torre de Hércules o el imperio de Roma.

El mapamundi es uno de los conocidos como mapas T en O también llamados Orbis Terrarun. En estas piezas la O representa la concepción esférica del mundo mientras que la T son las masas de agua que dividen la tierra. Este tipo de mapas fue muy frecuente en la Edad Media aunque cabe destacar que la mayoría de los eruditos de la época ya sabían de la concepción esférica de la Tierra y no plana como se representa en este tipo de mapas.

En la Edad Moderna y sobre todo tras el descubrimiento del continente americano este tipo de mapas cayeron en desuso ya que no hacían posible la incorporación de las nuevas tierras descubiertas.

En la Biblioteca Provincial da Deputación da Coruña existen varios libros de estas características llamados “Beatos”.

 

Fuente de información : https://arte.laguia2000.com/pintura/mapamundi-del-beato-de-liebana-ii-parte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *